Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1951 - 1955
  2. 1956 - 1960
  3. 1961 - 1965
  4. 1966 - 1970
  5. 1971 - 1975

México: la noche de Tlatelolco 1968 / México

Ficha

La noche del 2 de octubre de 1968, miles de jóvenes, estudiantes y trabajadores se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, en Ciudad de México. Era una marcha pacífica en rechazo a las acciones represivas del gobierno mexicano al movimiento estudiantil. Los manifestantes fueron rodeados por fuerzas militares y paramilitares. Pocos minutos después los militares abrieron fuego de metralleta y centenares de personas fueron víctimas de los disparos.

La Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco debe su nombre a que en ella se resume la diversidad cultural de México. Tres elementos cuentan esa historia: las ruinas del templo mayor de Tlatelolco de la antigua capital azteca, una iglesia barroca construida por los colonizadores españoles y un edificio moderno que resulta de la síntesis cultural: el mestizaje. Allí, en 1521, durante la conquista de México, un enfrentamiento entre españoles y aztecas terminó en una gran matanza. Cuatro siglos después, la plaza fue escenario de otro terrible episodio de la historia mexicana.

En la década de 1960 los reclamos sociales se agudizaron en México, gobernado desde la década de 1940 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y desde los años veinte por el mismo partido con otros nombres. Como en otras partes de América y del mundo, los jóvenes cobraron protagonismo. El movimiento estudiantil encabezó varias marchas y huelgas que fueron duramente reprimidas por el gobierno.

En setiembre de 1968, el clima de tensión se agravó. Hubo una serie de huelgas en colegios de bachillerato y en la Universidad Nacional Autónoma de México, la UNAM. Para desarticular la huelga, el gobierno movilizó al ejército y este invadió las escuelas y la universidad y desalojó violentamente a los estudiantes y profesores que las ocupaban. El 1.º de octubre el ejército se retiró de la UNAM y, al otro día, miles de personas se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas para demostrar su apoyo a los estudiantes. Ante esta movilización el gobierno volvió a convocar al ejército que hacia el final del acto, junto con paramilitares infiltrados, abrió fuego contra la multitud. Se desconoce cuál es la cifra exacta de víctimas, pero se estima en varios cientos. Pocos días después, México fue sede de los Juegos Olímpicos.