Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1976 - 1980
  2. 1981 - 1985
  3. 1986 - 1990
  4. 1991 - 1995
  5. 1996 - 2000

Los tigres del Pacífico 1960-1997 / Sudeste asiático

Ficha

Entre las décadas de 1960 y 1990, cuatro países del sudeste asiático: Hong Kong, Singapur, Taiwán y Corea del Sur, vivieron un proceso de industrialización acelerada que impulsó su economía. Gracias a su abundancia de mano de obra atrajeron a empresas extranjeras que instalaron allí sus fábricas y reconvirtieron su economía, mediante una fuerte intervención estatal. De este modo, los tigres del Pacífico se convirtieron en exportadores principalmente de automóviles y productos electrónicos.

Se conoce como tigres del Pacífico o tigres asiáticos al grupo de países del sudeste de Asia formado por Hong Kong, Singapur, Taiwán y Corea del Sur que entre las décadas de 1960 y 1990 experimentaron un acelerado proceso de industrialización y un gran crecimiento económico.

Estos pequeños territorios no poseen petróleo ni recursos minerales importantes. Sus tierras son escasas y no muy fértiles, de modo que no pueden dedicarse a la exportación de productos agrícolas. Estas limitaciones llevaron a los tigres a aprovechar su mayor fortaleza: la abundancia de mano de obra. Muchas empresas extranjeras trasladaron sus fábricas allí, pues la mayor disponibilidad de trabajadores y los bajos salarios disminuían el costo de producción. Las industrias automotrices, farmacéuticas y electrónicas se convirtieron en el motor de las exportaciones de la región.

La creación de bancos estatales, el aumento de los créditos a la industria y de los incentivos para atraer la inversión extranjera, además del énfasis en la educación orientada a la tecnología, completaron un escenario favorable para el crecimiento. En el aspecto político, una buena parte del rápido avance económico de los tigres del Pacífico se produjo bajo gobiernos autoritarios: dictaduras que se sostuvieron en el poder durante décadas.

Luego de un largo periodo de crecimiento sostenido, el sudeste asiático sufrió una profunda crisis financiera en 1997 que redujo radicalmente la inversión extranjera en la región. La crisis puso en evidencia los peligros del modelo de desarrollo que ya estaba siendo imitado por los más recientes tigres menores: Tailandia, Malasia, Indonesia y Filipinas. Una de las principales consecuencias de la crisis fue el ascenso de China como la gran potencia asiática.