Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1901 - 1905
  2. 1906 - 1910
  3. 1911 - 1915
  4. 1916 - 1920
  5. 1921 - 1925

Los inmigrantes y los conventillos 1880-1910 / Uruguay

Ficha

A finales del siglo XIX Uruguay recibió muchos inmigrantes provenientes de Europa, el Cercano Oriente y, en menor medida, en Asia, en busca de otros horizontes para probar suerte. En esa época los transportes eran más lentos y las comunicaciones más difíciles, por lo que realizar largos viajes era mucho más difícil que en la actualidad. Al emigrar, frecuentemente se rompían los vínculos con la familia y amigos. En contrapartida esperaban conseguir una vida más tranquila y cómoda en América.

A finales del siglo XIX y comienzos del XX las personas emigraban de sus países empujados por los problemas de trabajo y la falta de alimentos, la superpoblación, las crisis económicas o políticas, y la persecución política o religiosa, o por escapar de regiones en guerra. Muchos emigraban en familia pero también hubo inmigrantes solitarios que llegaron a nuestro país para formar su familia aquí.

La mayoría de esos inmigrantes eran pobres. Algunos tuvieron mucha suerte y otros menos, pero casi todos pudieron mejorar su situación. Para lograrlo debieron hacer enormes sacrificios. El primero fue dejar a todos sus seres queridos, seguramente con la convicción de que no los volverían a ver. Una vez llegados a estos países debieron buscar dónde instalarse, conseguir trabajo y, en muchos casos, aprender el idioma.

Si bien la sociedad uruguaya fue bastante receptiva, en parte porque era un país con poca población, los inmigrantes sufrieron la discriminación y la burla de los criollos. Como su condición de recién llegados les obligaba a aceptar cualquier trabajo, muchos fueron víctimas de la explotación y el abuso de sus patrones. Sin embargo, entre los inmigrantes también había hombres y mujeres que contaban con oficios o habilidades que les permitían acceder a mejores empleos.

Al llegar al Uruguay eran recibidos por funcionarios de aduanas, que anotaban sus nombres (muchas veces mal escritos), registraban sus pertenencias y los mantenían algunas semanas en cuarentena. Luego, al llegar a la ciudad, la primera tarea era conseguir dónde vivir. Con poco dinero, y muchas veces con varios hijos, se instalaban en casas de inquilinato (también llamados conventillos), donde toda la familia compartía la misma habitación y, a su vez, todas las familias usaban espacios comunes como los patios, los lavaderos, los baños y las cocinas.

GLOSARIO

Casa de inquilinato
Casa multifamiliar en la que cada habitación albergaba a una familia, con espacios comunes para cocinar, lavar y tender la ropa, y los baños.
Emigrante
El que se va de su país para instalarse en otro.
Inmigrante
El que llega de otro país a instalarse.