Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1826 - 1830
  2. 1831 - 1835
  3. 1836 - 1840
  4. 1841 - 1845
  5. 1846 - 1850

Las revoluciones de 1830 1830 / Europa

Ficha

Después de la derrota de Napoleón Bonaparte, los reyes de toda Europa empezaron a recuperar el poder. En Francia se instaló una nueva monarquía constitucional, en la cual el poder del rey estaba limitado por la ley y era compartido por un Poder Legislativo. En 1830 el rey de Francia Carlos X quiso recuperar el poder absoluto, disolvió el Parlamento y comenzó a suspender derechos importantes. Esto provocó una gran revolución popular que se expandió por varios países europeos.

En junio de 1830 comenzó la revolución popular en contra de las medidas tomadas por el rey Carlos X. El pueblo salió a la calle a protestar. Estudiantes y obreros formaron barricadas en la ciudad de París. Las barricadas son una forma de manifestación en la que se corta la calle amontonando objetos, prendiéndoles fuego y desde allí se ataca al adversario. Estalló así la revolución en toda Francia. Los que apoyaban a la monarquía negociaron la posibilidad de nombrar un nuevo rey. Se eligió entonces a Luis Felipe como rey de Francia y se devolvieron al pueblo todos los derechos suspendidos por Carlos X.

La idea de los revolucionarios franceses era apoyar a otros movimientos revolucionarios que se estaban organizando en toda Europa en contra del poder monárquico. La revolución duró dos años y provocó importantes cambios, pero las dificultades económicas obligaron al pueblo francés a terminar con la lucha. Más tarde, el gobierno de Luis Felipe tuvo que tomar medidas más conservadoras y restringió algunos de los derechos que se habían dado en 1830.

Los obreros organizados tuvieron un papel muy importante en esta revolución. Al principio los obreros y los burgueses lucharon juntos para terminar con el reinado de Carlos X, pero una vez conseguido este objetivo no pudieron ponerse de acuerdo en otras metas comunes.

Las manifestaciones revolucionarias se extendieron hacia otros países europeos como Bélgica, Polonia, Italia y Alemania, pero no todas tuvieron éxito. Casi todos estos pueblos luchaban por ser países independientes reconocidos. En el caso de Italia y de Alemania, se formaron los primeros grupos que buscaban la unidad del país. Bélgica fue el único caso que en 1830 logró independizarse y formar un Estado independiente, al separarse de Holanda.