Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1851 - 1855
  2. 1856 - 1860
  3. 1861 - 1865
  4. 1866 - 1870
  5. 1871 - 1875

Las ciudades industriales Siglos XIX y XX / Europa, Japón, noreste de Estados Unidos

Ficha

Los seres humanos se organizaron en ciudades hace miles de años. Sin embargo, durante un período muy largo de la historia la mayor parte de la población habitó en las áreas rurales. Fueron los cambios económicos los que llevaron a las personas a trasladarse del campo a las ciudades. Las transformaciones producidas por la revolución industrial generaron un nuevo tipo de ciudad, conocida como la ciudad industrial, mucho más poblada y con una organización más compleja y diversa.

La creación de las primeras grandes fábricas cambió el aspecto y el funcionamiento de las ciudades de los países en los que se produjo la revolución industrial. Las fábricas se construyeron en las ciudades porque allí disponían de lo que les hacía falta para funcionar: mejores medios de comunicación y transporte, una concentración de población que les aseguraba la cantidad de empleados necesaria y servicios como el correo, la policía, los bomberos y los hospitales. Además, en las ciudades podían venderse fácilmente sus productos.

El aumento de la población de las ciudades se produjo por dos causas. La primera fue que las ciudades tenían mejores condiciones sanitarias, lo que disminuyó la mortalidad infantil y dio una esperanza de vida más larga: menos niños morían al nacer o en los primeros años de vida y las personas vivían cada vez más tiempo. La segunda causa fue el desplazamiento de las personas que hasta entonces habían vivido en el campo y que se trasladaban a las ciudades en busca de mejores condiciones de vida. Muchas habían perdido sus tierras y llegaban a la ciudad para convertirse en los obreros que harían funcionar las nuevas fábricas.

Las familias recién llegadas a la ciudad se establecieron en la periferia, alrededor de las fábricas en las que trabajaban. Esos barrios tomaron el nombre de barrios obreros: muchas casas pequeñas, muy parecidas entre sí, agrupadas en torno a las altas chimeneas humeantes. Los bajos salarios y las duras condiciones laborales hicieron que los obreros, que trabajaban y vivían juntos, comenzaran a unirse también para reclamarle a los dueños de las fábricas por mejoras en su trabajo que les permitieran vivir mejor, a ellos y a sus familias.

GLOSARIO

Periferia
Se llama así a los barrios ubicados en los alrededores de una ciudad.