Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1926 - 1930
  2. 1931 - 1935
  3. 1936 - 1940
  4. 1941 - 1945
  5. 1946 - 1950

La crisis de 1929 y América Latina 1929-1939 / América Latina y el Caribe

Ficha

La crisis económica mundial llegó a América Latina rápidamente. En 1932 los precios de las exportaciones latinoamericanas habían perdido, en promedio, un 50 % de su valor. Las causas fueron fundamentalmente dos: la reducción inmediata del comercio internacional y el retiro de los capitales de inversión europeos y, principalmente, estadounidenses. Los efectos de la crisis y la depresión impactaron en todos los aspectos de la vida del continente, pero su profundidad y duración varió según los países.

Si bien los países latinoamericanos eran productores y exportadores de materias primas, no todos producían lo mismo. Por eso, no todos se vieron afectados de igual manera por la parálisis del comercio internacional y la reducción de los precios.

Chile y Bolivia centraban su economía en la exportación de minerales, fundamentales para la industria. El enlentecimiento y hasta la paralización de la producción industrial redujo drásticamente la demanda de esos bienes y sus precios disminuyeron inmediatamente.

Otros países estaban dedicados a la producción agrícola y ganadera: Brasil, Cuba, los países de América Central, Argentina y Uruguay. Aun así, entre estos países había profundas diferencias. Algunos producían alimentos de primera necesidad, como Uruguay y Argentina, productores de carne y cereales; y se recuperaron bastante rápido del sacudón económico. Mientras que los otros centraban sus exportaciones en otros tipos de alimentos que podían dejar de consumirse: azúcar, café, frutas tropicales. La crisis en estos últimos fue muy profunda y duradera y, en los casos en que se trataba de economías basadas en un solo producto, esto los llevó a la ruina.

La crisis del comercio exterior impactó en toda la economía latinoamericana; las consecuencias sociales no se hicieron esperar y se manifestaron en altas tasas de desempleo y crecimiento de la pobreza. En materia política, la crisis facilitó el surgimiento de regímenes dictatoriales en la mayoría de los países.

La incapacidad de las economías industrializadas para producir, casi obligó a los países latinoamericanos a desarrollar industrias que satisficieran la demanda de bienes del mercado interno. En la década de 1940, esta situación fue la base del desarrollo del modelo de industrialización por sustitución de importaciones.