Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1951 - 1955
  2. 1956 - 1960
  3. 1961 - 1965
  4. 1966 - 1970
  5. 1971 - 1975

El plan Marshall y la doctrina Truman 1947-1952 / Estados Unidos

Ficha

Entre 1947 y 1952, el presidente estadounidense Harry Truman llevó adelante en Europa la doctrina Truman, una política exterior de contención del comunismo. La extensión económica de esta doctrina fue el plan Marshall, un programa de ayuda para la reconstrucción y reactivación de la economía europea. Los objetivos eran fortalecer los regímenes democráticos, frenar la expansión de la influencia de la Unión Soviética en el este europeo y asegurar un mercado para Estados Unidos.

El plan Marshall es el nombre con el que se conoce al Programa de Reconstrucción Europeo anunciado por George Marshall, secretario del gobierno de Estados Unidos, en junio de 1947. Luego del anuncio estadounidense, los países europeos se reunieron en París. La Unión Soviética participó de la reunión, pero decidió rechazar la ayuda por considerar que se trataba de un instrumento de Estados Unidos para ampliar su influencia. El resto de los países comunistas imitó su decisión.

Los 16 países que aceptaron la ayuda volvieron a reunirse en París a fines de aquel año para coordinar cómo se aplicaría el plan. Además, la conferencia de París tuvo un par de importantes objetivos políticos: prevenir la expansión del comunismo y favorecer la implantación y el mantenimiento de regímenes democráticos en Europa. Entre 1948 y 1952, el plan Marshall destinó una ayuda total de aproximadamente 13.000 millones de dólares para la reconstrucción y recuperación económica de Europa.

El plan Marshall fue la manifestación económica de la política llevada adelante por Harry Truman, presidente de los Estados Unidos, conocida como la doctrina Truman y dirigida a contener la expansión del comunismo durante la guerra fría. La doctrina comenzó a delinearse en un discurso de Truman a comienzos de 1947, cuando dijo: “Creo que la política de los Estados Unidos debe ser apoyar a los pueblos libres que están resistiendo intentos de agresión de minorías armadas o presión exterior”. Se refería al crecimiento de los partidos comunistas que, alentados por la Unión Soviética, luchaban por imponerse en países del este europeo. Truman promovió la imagen de un mundo dividido entre la libertad norteamericana y la tiranía comunista, como argumento para obtener el apoyo necesario para llevar adelante su política.