Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1951 - 1955
  2. 1956 - 1960
  3. 1961 - 1965
  4. 1966 - 1970
  5. 1971 - 1975

El neobatllismo 1947-1958 / Uruguay

Ficha

Durante la Segunda Guerra y en los años siguientes, Uruguay vivió una prosperidad que permitió el desarrollo de su economía. Entre 1947 y 1958 la figura dominante de la vida política fue Luis Batlle Berres, promotor de un nuevo impulso reformador inspirado en el de José Batlle y Ordóñez; por eso se le conoce como neobatllismo. La prosperidad dependía de algunas condiciones de la economía mundial, que al modificarse la pusieron en crisis, así como también al modelo político de Luis Batlle.

Luis Batlle Berres, sobrino de José Batlle y Ordóñez, retomó muchos de los principios del primer batllismo. En esta etapa las ideas del reformismo se adaptaron a la realidad surgida de la Segunda Guerra.

El neobatllismo, aprovechando la debilidad de las economías de los países desarrollados y para diversificar la economía local, promovió el desarrollo de la industria. Para que esto fuera posible era necesario crear un mercado interno fuerte capaz de consumir sus productos. Se desarrolló una política de fomento y creación de empleos y de mejora de la situación laboral, con leyes que protegieron a los trabajadores. En estas acciones el Estado tuvo un papel protagónico: reguló la economía, intervino como productor y gran empleador, promovió políticas proteccionistas, entre otras medidas. En esta época se afirmó la idea de que el país era excepcional, lo que se reflejaba en expresiones como: “¡Como Uruguay no hay!”, “la Suiza de América” o “la Tacita de Plata”.

Fue una etapa de gran prosperidad económica pero sus bases eran frágiles. El crecimiento económico del país, al igual que lo que ocurría con otros países del continente, estaba sostenido en condiciones externas y particulares: la crisis de posguerra en Europa. Cuando las economías industriales tradicionales se recuperaron, la prosperidad se vio fuertemente afectada. Los productos primarios que el Uruguay exportaba a muy buenos precios empezaron a perder valor. A la vez, los productos industriales importados volvieron a abundar y a competir con los nacionales, más costosos de producir y, generalmente, de menor calidad. La crisis del modelo económico llevó a la crisis al neobatllismo y en 1958 perdió las elecciones con el Partido Nacional.