Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1876 - 1880
  2. 1881 - 1885
  3. 1886 - 1890
  4. 1891 - 1895
  5. 1896 - 1900

El Día y la prensa escrita 1886-1993 / Uruguay

Ficha

A finales del siglo XIX la prensa escrita era el medio por el que se informaba y se creaba opinión en la sociedad. Era leída por muy pocas personas, pues la mayor parte de la población era analfabeta. Además, la venta se realizaba bajo suscripción y era muy costosa. José Batlle y Ordóñez comenzó su carrera política utilizando la prensa escrita para criticar a los gobiernos de la época y proponer nuevas ideas. En 1886 fundó el diario El Día, el primer medio masivo de comunicación del Uruguay.

Entre 1875 y 1890 Uruguay vivió un período conocido como militarismo; estuvo gobernado por militares que basaron su poder en el ejército y no en acciones políticas. En ese entonces José Batlle y Ordóñez, un joven político y periodista colorado, comenzaba su carrera criticando duramente las acciones de las dictaduras militares. Batlle y Ordóñez consideraba que había que fortalecer la democracia formando ciudadanos informados y críticos. Realizó sus primeros trabajos periodísticos en La Razón y en Espíritu Nuevo. En 1886 fundó el diario El Día, desde donde comunicó su pensamiento político, contestó a sus enemigos, defendió sus ideas y criticó a los gobiernos militares.

El Día, instalado en pleno centro de Montevideo, se convirtió en un símbolo de la ciudad y en el primer medio masivo de comunicación. En el edificio del diario había una sirena que sonaba cada vez que se producía una noticia importante. Además, era fácil acceder a él tanto por su precio como por la forma de distribución innovadora. Apenas tres años después de su aparición, el precio del ejemplar de El Día valía un vintén (dos centésimos) y se hizo accesible a toda la población. El diario se distribuía mediante venta callejera. A estos vendedores callejeros se los llamó canillitas; eran adolescentes de clases sociales bajas que vendían los diarios mientras gritaban en voz alta los titulares de las principales noticias.

La venta callejera, el bajo precio de los ejemplares y el aumento de la población alfabetizada provocaron un gran aumento en el número de lectores. Después de la muerte de su fundador, El Día continuó defendiendo las ideas batllistas y la democracia. En 1977 la dictadura militar lo clausuró temporalmente por criticar duramente a los golpistas. Cerró definitivamente en 1993.

GLOSARIO

Golpista
Que participa de un Golpe de Estado o lo apoya.