Plan Ceibal Línea de tiempo

  1. 1776 - 1800
  2. 1801 - 1825
  3. 1826 - 1850
  4. 1851 - 1875
  5. 1876 - 1900
  6. 1901 - 1925
  7. 1926 - 1950
  8. 1951 - 1975
  9. 1976 - 2000
  10. ACTUALIDAD
  1. 1976 - 1980
  2. 1981 - 1985
  3. 1986 - 1990
  4. 1991 - 1995
  5. 1996 - 2000

El canto popular 1960-1985 / Uruguay

Ficha

El canto popular uruguayo fue un movimiento cultural originado en los años 1960 y que tuvo su auge en la década de 1980. Se trató de un movimiento que fusionó diferentes estilos musicales: folclore, candombe, milonga, tango, entre otros, y dedicó especial importancia a las letras de las canciones. La guitarra fue su principal instrumento y los primeros cantores de lo que luego se conocería como canto popular uruguayo fueron Aníbal Sampayo, Osiris Rodríguez Castillos, Ruben Lena y Víctor Lima.

El canto popular uruguayo hereda una tradición que el Río de la Plata supo cultivar desde los remotos comienzos del siglo XIX: la canción de opinión. El poeta y cantor Bartolomé Hidalgo tal vez sea el primer ejemplo de esa tradición con sus cielitos y sus octavas orientales. Pero recién en la segunda mitad del siglo XX comenzó un verdadero movimiento cultural, que tiempo después se llamaría canto popular uruguayo.

La radio y en menor medida la televisión fueron importantes motores de difusión de ese movimiento cultural. Estos poetas y cantores musicalizaron y crearon muchas poesías tratando de llevar al público los textos de la literatura nacional y latinoamericana. Los primeros autores querían crear un cancionero popular y nacional uruguayo que se diferenciara de la música de la región. La letra, nacida del relato de las vivencias colectivas y la historia del pueblo, debía tener un mensaje.

En algunos casos, aquellos músicos que comenzaron con el objetivo de desarrollar temas populares y nacionales terminaron con un repertorio de crítica y protesta contra la realidad política, económica y social del país. Durante los años previos al golpe de Estado de 1973, artistas del canto popular uruguayo como Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, José Carbajal (El Sabalero) y Los Olimareños influenciaron a varias generaciones de jóvenes. Durante la dictadura muchos de estos cantautores fueron censurados y algunos se fueron del país. El caso de Los Olimareños es un ejemplo de ello: sus canciones con profundo contenido crítico les valió el exilio en 1974; regresaron diez años después, al final de la dictadura, y ofrecieron un gran recital en el Estadio Centenario ante 50.000 personas.

Las canciones del canto popular forman parte de la esencia cultural del pueblo uruguayo.